¿Conoces los 4 niveles de regulación de la Motivación Extrínseca?

Como decía en un post anterior, la motivación no es «tener ganas» (p.ej., ánimo) sino «tener motivos» para actuar, y persistir, en una determinada dirección (p.ej., satisfacer una necesidad física o psicológica).

Fundamental saber que siempre estamos motivados en una dirección u otra en relación a una tarea, actividad o situación (a no ser que una enfermedad nos lo impida temporalmente).

Por eso decía en este post que los directivos, managers y Team Leaders no pueden motivar a su equipo.

Por una sencilla razón.

¡¡Porque ya están motivados!! (en una dirección u otra, te guste o no te guste).

Lo que sí podemos hacer, como responsables de equipos de trabajo, es influir para que su motivación potencie el logro de objetivos y buen funcionamiento del equipo, departamento y empresa.

No sé si me explico bien o muy bien 😋.

Vale, ¿y cómo se hace esto?

En primer lugar es necesario conocer, y comprender, los 4 niveles de regulación de la motivación extrínseca que nos brinda la evidencia científica, ya que cualquier fuente de motivación externa NO es funcional, ni rentable, durante mucho tiempo.

La regulación externa es el escalón más bajo de la motivación extrínseca y constituye el prototipo de motivación no autodeterminada, ya que depende exclusivamente de un estímulo exterior a la persona que solo se encuentra motivada a actuar por la recompensa (p.ej., vender un determinado producto por la comisión, asistir a una reunión para defender tu estatus o poder).

La regulación introyectada, o impuesta, implica cierta internalización de las regulaciones externas pero no son aceptadas como algo de uno mismo (p.ej., asistir a una formación porque te obliga la empresa, asistir a una reunión porque lo hacen todos y es lo que se espera de ti).

La regulación identificada es el siguiente escalón en la interiorización del motivo que nos lleva a actuar, aunque todavía se hace por algo externo (p.ej., colaborar con una ONG por los beneficios sociales, asistir a la reunión porque participar tiene un sentido valioso para ti y obtienes información de los asistentes).

La regulación integrada es la motivación extrínsecamente más autodeterminada porque hay una identificación plena con la actividad o tarea, pero en la conducta sigue presente todavía cierta instrumentalidad y no se realiza solo por el disfrute (p.ej., usar los equipos de protección porque sé que es bueno para mi salud, asistir a la reunión porque quiero dar voz a una cuestión que me parece vital conozcan los demás).

En un siguiente nivel ya nos adentraríamos en el espectro de la Motivación Intrínseca, en la que la persona disfruta haciendo esa actividad y cree que va a pasárselo bien (p.ej., asistir a la reunión, realizar la formación, hablar en público..).

Y hasta aquí el post de hoy.

En una próxima publicación quiero regalarte algunos tips para influir en tu equipo y ayudarles a que autorregulen su propia motivación de forma más saludable y sostenible (recuerda que tú no puedes hacerlo directamente).

¿En qué niveles de motivación extrínseca crees que están ahora las personas de tu equipo?

Fuente imágenes: Elaboración propia

Referencias

Ryan, R., & Deci, E. L. (2000). La Teoría de la Autodeterminación y la Facilitación de la Motivación Intrínseca, el Desarrollo Social, y el Bienestar. American psychologist, 55(1), 68-78.

Aparicio, M. T. S., BALAÑA, F. J. M., EXPÓSITO, M. D. P. R., & PASTOR, M. C. (2009). Psicología de la motivación. Sanz y Torres.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.